Sistema Inmunológico

Probioguard 60 cápsulas

Probioguard Ver más grande

Probioguard® de Lamberts® es un aporte de probióticos con mayor potencia del mercadopor su pureza y por la técnica de fabricación y almacenamiento. Aporta las cepas de bacterias en las mismas proporciones y calidad que en los estudios científicos.

Más detalles

8419-60

39,95 € impuestos inc.

Más

Probioguard® de Lamberts

Probioguard® de Lamberts® son los probióticos que se necesitan. Contiene cuatro millones de cepas de bacterias amigas.

¿Para qué podemos necesitar probióticos?

ProbióticosSimplificando mucho, los probióticos son microorganismos que habitan en nuestro intestino. Son las llamadas «bacterias buenas». Todas ellas funcionan como si se tratara de un órgano. Se encargan de mediar en funciones metabólicas, fisiológicas y del sistema inmunitario. Descomponen en materias simples y  procesan los alimentos que de otra manera, nuestro sistema digestivo sería incapaz de hacerlo. Ayudan a absorber minerales y otros nutrientes y previenen enfermedades del colon.

La función del sistema digestivo es digerir los alimentos y absorber los nutrientes que se encuentran en ellos. Si este proceso no se hace de forma eficiente, es poco probable que nuestra salud se encuentre en un estado óptimo, independientemente de la calidad de nuestra dieta. Para coseguirlo, cuenta con colonias de millones de bacterias, la mayoría de ellas inofensivas. Sin embargo, durante períodos de estrés, viajes, enfermedad, cambios en la dieta o ingesta de antibióticos, las bacterias perjudiciales pueden a veces ganarle terreno a las beneficiosas.

Si se producen desequilibrios en este micro ecosistema en simbiosis entre el ser humano (hospedador) y las bacterias dependientes (huésped o probióticos), se producen algunas patologías, sobre todo del sistema inmunitario. También se producen carencias de algunos nutrientes, inflamaciones y hasta enfermedades severas. Por eso es tan interesante suplementar y para ello, contamos con 4 millones de bacterias en los probióticos Probioguard® de Lamberts.

Los probióticos y la absorción de nutrientes

Este ecosistema complejo, integrado por probióticos es capaz de autorregularse en buenas condiciones y mantener así un perfecto equilibrio. Resultan imprescindibles para sintetizar elementos importantísimos para la salud sistémica, como son la vitamina K, algunas del grupo B y otros nutrientes.

Uno de los mayores enemigos de la flora bacteriana, son los antibióticos. Los antibióticos no distinguen entre bacterias buenas y malas. Son los principales culpables de que la micro flora sea diezmada.

Un consejo útil: cuándo se administren antibióticos, hay que tener la sana costumbre de alternar con probióticos. Se toma la dosis de antibiótico, se esperan 2 horas y se toman probióticos (indistintamente de la dosis que aconseje el fabricante). Eso se debe hacer todas las  ingestas del antibiótico. De esta manera, si hay destrucción de bacterias, se reponen sin perjuicio del tratamiento.

¿Se deben tomar los probióticos junto con prebióticos?

Depende de los casos. Si se toman como prevención, se pueden tomar juntos, pero si existen patologías digestivas, no. El motivo es simplemente porque se produce un exceso innecesario de flatulencias. Las bacterias hacen que los prebióticos fermenten, produciendo CO2, metano y otros gases. Es un efecto colateral que se hace más acusado en casos de candidiasis. En este problema de desequilibrio de la flora intestinal, los prebióticos deberían administrarse mediante la dieta o suplementos, alejado de la ingesta de los probióticos.

¿Qué es un prebiótico?

Mucha gente confunde prebióticos con probióticos. De una manera superficial, probióticosdiremos que un probióticos son microorganismos, u organismos vivos, que necesitamos en simbiosis entre ellos y con el cuerpo, para realizar funciones vitales. Un prebiótico es un tipo de fibra que el cuerpo no digiere, pero que es el alimento de los probióticos. En otras palabras: para mantener una flora intacta, es necesario tener un aporte regular de prebióticos.

Encontramos prebióticos en la fibra que aportan los alimentos. Algunos de ellos son: los espárragos, la cebolla cruda, los puerros crudos, frutos secos, etcétera. También, podemos suplementarnos con prebióticos, pero siempre, tomándolos en  distancia horaria con la ingesta de probióticos para evitar heces malolientes, gases, y molestias digestivas.

En vez de aportar prebióticos, Lamberts® añade en la fórmula de Probioguard® la dextrosa. Un azúcar procedente de frutas. Una vez que las bacterias despiertan dentro del organismo, necesitarán energía rápida para multiplicarse y realizar su rol. Es sólo una pequeña cantidad de este azúcar. La cantidad representa una 52ª de una cucharilla (media caloría). Según los estudios, no se necesita más. Eso garantiza la implantación de los probióticos sin que sea una cantidad significativa de azúcar. Años de estudios indican que es el mejor formato.

Probioguard® de Lamberts® ¿Qué lo hace diferente del resto de probióticos?

Probioguard® está elaborado con 4 cepas diferentes de bacterias. De los probióticos del mercado es el más eficaz. Contiene Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium, Streptococcus thermophilus y Lactobacillus delbrueckii ssp bulgaricus. Probióticos que han sido probados en estudios clínicos y en las cantidades utilizadas en dichos estudios para dar el resultado requerido.

Es un suplemento que debería llevarse siempre a los viajes, pues, tanto el agua, como la gastronomía local, exponen a los intestinos a un sobreesfuerzo por presencia de cepas bacterianas diferentes a las habituales. Origen de los vómitos y diarreas en los viajeros.

Probioguard® es apto para:

  • Quienes viajan y quieren prevenir problemas intestinales
  • El cuidado del sistema inmune
  • Tratamientos con antibióticos
  • Personas que sufren mucho de gases o de hinchazón de estómago o de intestinos
  • Patologías que cursan con alteraciones digestivas
  • Imprescindible en protocolos para tratar la candidiasis
  • Personas de todas las edades
  • Prevenir problemas causaos por una dieta pobre en fibra procedente de vegetales crudos

NOTA: La viabilidad de los probióticos está determinada por factores ambientales. Aunque microscópicos, son seres vivos.  Probioguard® de Lamberts® contiene probióticos vivos. Las bacterias son sometidas a un proceso que consigue protegerlas de las condiciones demasiado ácidas del estómago. De otra manera, el propio estómago las destruiría. Además, Probioguard® se almacena refrigerado hasta su envío. En su fabricación y posterior envasado se extrae completamente la humedad. De esa manera se garantiza una máxima potencia.

Presentación: Envase de 60 cápsulas (1 mes de tratamiento)

Dosificación: 2 cápsulas al día (vea la etiqueta)

probióticos

Precauciones: 

  • No ingerir por mujeres embarazadas o en períodos de lactancia
  • No es adecuado para las personas alérgicas a la leche debido a los métodos utilizados en la fabricación de este producto

Instrucciones de almacenamiento

Almacenar en un lugar fresco, seco, protegido de la luz, preferiblemente en un refrigerador y lejos del alcance de los niños más pequeños.


La información ofrecida en esta web se ofrece única y exclusivamente con carácter informativo. En ningún caso pretende sustituir la opinión, el consejo y las recomendaciones de un profesional sanitario.
Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas exclusivamente por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente.
Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada y equilibrada y por un modo de vida sano. No superar la dosis diaria recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños.

30 productos más en la misma categoría:

Promociones especiales

Novedades

PayPal